domingo, 20 de abril de 2014

"El misterio de la Isla del Esqueleto" de Robert Arthur

Este libro en concreto pertenece a una serie llamada Los tres investigadores, y, aunque ciertamente es una colección que ya tiene sus años, algunos de estos libros valen la pena. Este es el número sexto de un montón más que hay. Y, a pesar de que los otros cinco me gustaron mucho y tienen una nota de valoración bastante alta, El misterio de la Isla del Esqueleto me está decepcionando a cada capítulo que avanzo.

Dejando de lado la coincidencia de que los tres muchachos hayan salido recientemente de un cursillo de buceo y que su investigación requiera esta habilidad, hay algunos puntos que me hacen chasquear la lengua de un modo reprobatorio (aunque no es tan escandaloso como Eragon).

Por ejemplo, el resfriado de Júpiter. Solo por el hecho de que estornude una vez no quiere decir automáticamente que esté enfermo. Puede deberse a otras miles de causas. Pero el escritor (Robert Arthur) ya nos deja claro que Júpiter está acatarrado nada más sumergirse en el mar, al hacer submarinismo, porque la presión en los oídos es muy fuerte (suposición de que está enfermo), empieza a toser bajo el agua y se lía con los aparatos de submarinista; suerte que estaba haciendo una prueba con un experto...

Sin embargo, esto deja al descubierto el papel importante que tendrá el catarro de Júpiter en algún momento de la novela (la cual, todo hay que decirlo, es bastante breve).

El misterio que se nos presenta es el robo del material en una película que intentan rodar en la Isla del Esqueleto (llamada así por su forma geográfica), así como la aparición de un fantasma en un tiovivo, resultante de una tragedia sucedida hacía ya bastante tiempo cuando el parque de atracciones de la isla aún estaba abierto y en funcionamiento.

¿Es necesario recalcar el exceso de credibilidad que le aporta la gente de los lugares a la aparición del curioso fantasma del tiovivo? Es tan extremista, que tuvieron que cerrar el parque. ¿No hubiera sido más lógico por parte del inversor aprovechar semejante ocasión para tirar de las apariciones como una atracción más? "¡Pasen y móntense con el fantasma del tiovivo, damas y caballeros!". Resultará que yo tengo más ojo para los negocios que quién quiera que sea el que montó y abrió el parque.
Empero, ya podemos apostar, desde la primera página, que más que un fantasma es alguien que decidió arruinarle el negocio a otra persona, aprovechando la tragedia de la muchacha del tiovivo.

Encuentro necesario resaltar la siguiente frase: Mientras os desayunáis le telefonearé. Espero que los chicos se encuentren deliciosos a sí mismos...

Así mismo, el autor debería haber pensado que ninguna persona humana aguantaría veinte minutos sin respirar bajo el agua, por muy experto buceador que sea, cazador de esponjas o cazador de ostras. Imagino que intentaba poner algo por encima de la media, pero se pasó veinte pueblos.

Y un poco más allá se descubre el motivo de por qué Júpiter (una vez más), tiene que quedarse en casa mientras los otros dos investigadores van por ahí. Es una muletilla que, en los seis libros, el autor utiliza. Tanto, que empieza a estar vieja y gastada.

Para terminar de ponerle la guinda al pastel, se descubre el papel villano de uno de los personajes. Extraña que ninguno de los tres (supuestos...) investigadores se haya percatado antes, al oír la historia sobre el miembro lisiado. Era demasiado obvio, como para que Júpiter, el más inteligente de los tres, no lo viese. Además, de que Bob y Pete son un par de bocazas. Todos sabemos que unos cuantos millones cambian a mucha gente; si no sospechaban en ese punto, al menos cuando Tom se negó a que despertaran a nadie del campamento, con una excusa que se tambaleaba...

Es un libro muy flojo, de los otros cinco, como una especie de hermano especial. Un pariente que le cuesta llegar a la meta. El misterio a desentrañar no tiene gran cosa, como los otros cinco. A pesar de todo, siempre se puede leer para pasar el rato.

Puntuación: 6/10


5 comentarios:

  1. Lo resumiré en algo que suele suceder bastante:

    "En caso contrario, no habría libro"

    Es decir, si no aparecen toda esa serie de contras tan obvios y fallos "tontos", no existiría ese libro.

    ResponderEliminar
  2. ¿Alfred Hitchcock y los tres investigadores? O.o Vaya, nunca había oído hablar de ellos. Tengo curiosidad por saber cómo son. Supongo que andarán por la época de "Los cinco", ¿no? XDD Me lo anoto para leerlo. Este en concreto :3 Que por cierto, por el título parece más de piratas que de fantasmas jajaja

    ¿A qué velocidad lees? Caray xD

    ResponderEliminar
  3. Es extraño eso de "mientras os desayunáis". Lo he visto en algún libro del catapúm y siempre pensaré en un Superlópez desayunándose xD Por una viñeta que empezaba algo así como "Se viste a supervelocidad, se afeita superrápido..." y por seguir la continuación: "Se desayuna a la velocidad del rayo" jajajajaja

    Pena que los libros juveniles no me vayan demasiado... A veces resultan cargantes.

    ResponderEliminar
  4. Encuentro más de un fallo a tu crítica... El libro en cuestión (que decidí leer para ver qué tenía de malo), se defiende bastante solo con el argumento de Azatoth. Si no te gustó que hubiese cosas absurdas, lee algo un poco más maduro y adulto.

    El resfriado de Júpiter es altamente necesario en la trama, ya que, si no fuera un catarro nasal, con estornudos y cefaleas, el autor del libro hubiese encontrado un argumento cualquiera para hacer que Júpiter quedara en la casa de huéspedes y no acompañara a sus amigos a la Isla de la Mano. Si no, los cuatro perecerían. Y fin de la saga. ¿Entonces qué harías?

    La credibilidad que aporta la gente al suceso del fantasma acaecido en la Isa del Esqueleto se explica en el último capítulo, cuando Júpiter y sus amigos hablan con Alfred H. Cualquiera diría que no te hayas terminado el libro... Y el parque no solo cerró por eso, si no que fue una de las pocas causas. Lo único que te concedo de cierto es que el padre del alcalde no supo aprovechar la demanda.

    Nadie decidió arruinarle nada a nadie. Fue una sucesión de curiosidades a manos de los ladrones. El chico caza-esponjas pasó mucho tiempo en el agua, sin salir a flote, porque descubrió la cueva y, al mismo tiempo, una burbuja de aire.

    Te equivocaste en gran medida con el hombre del brazo lisiado. ¿Cómo iba a ser uno de los villanos? ¿Si fue a la cárcel? ¿Te terminaste el libro o has hecho una crítica de las páginas sueltas? Igualmente, si hubieran sospechado o no, el desenlace habría sido el mismo.

    No sé cómo serán los otros cinco, pero desde luego has hecho una crítica injusta de este libro. Prueba a leértelo entero, quizá saques mejor opinión.

    Atentamente,

    L.

    ResponderEliminar
  5. ¡Juas! Estos libros tienen más años que Matusalén xD Lo que más me pilla de sorpresa de todo es lo de Alfred Hitchcock O.o

    ResponderEliminar

Déjanos tu opinión al respecto :3