martes, 29 de abril de 2014

"El retorno" de Sebastian Fitzek

Existen dos tipos de libros: los que intentan agarrarte desde la primera página, y los que necesitan su tiempo (un capítulo o dos...) para cogerte con suavidad y ya no soltarte hasta que llega el momento de decirte adiós porque, tantas ansias por saber cómo sigue (y con el deseo de que no termine nunca) se acabó el libro. Bien, pues en el caso de "El retorno", de Sebastian Fitzek, es un libro del segundo tipo.

A pesar de que el abogado Robert Stern se queda algo más que estancado después de perder a su hijo neonato, a pesar de que han pasado diez años de eso y el tío sigue empeñado en encerrarse en una ostra, el libro promete para los amantes del misterio, la intriga y un final que te da una bofetada de lo sorprendente, inesperado y... afilado que es.

Es el primero que leo de este autor, y se lleva una buena impresión por mi parte, sobre todo porque ha sabido cómo darle la vuelta a la tortilla de una forma tan condenadamente sutil que ni te das cuenta de lo que pasa hasta que pasa.

Lamento, sin embargo, que no quede demasiado aclarado lo que pasa con el chavalín (al que, por cierto, me recuerda a otro personaje de otra novela "La serpiente que se mordía la cola")... además del comportamiento inicial de Stern...

Podemos mostrarnos muy escépticos al principio, con el tema de la reencarnación, pero no es algo que nos deba frenar en un primer momento, no puede ser una barrera que nos impida seguir leyendo un maravilloso libro como este una joya de las novelas de misterio, intriga y un thriller muy bien montado y elaborado.

Aviso que habrá partes del libro que pueden resultar "repugnantes" porque trata de una forma un tanto "abierta" la pederastia...

El final no me lo esperaba y, sinceramente, cuando lo leí, lo primero que me salió de los labios fue "¡¡Hijo de puta!!"; tortillas que se dan la vuelta en el aire.

No es el primer libro que escribe y, siendo sincera, tengo muchas ganas de leer los demás (pocos lleva, pero bueno...) a ver qué tal son.

Puntuación: 9/10


sábado, 26 de abril de 2014

"Maldito karma" de David Safier

Las críticas lo definen como "un libro de grandes éxitos", "desternillante a más no poder". Y yo me lo leí porque mi hermana me lo recomendó como un libro que te hace reír bastante; empero, la pega es que no se lo terminó (y menos mal), por lo que no descubrió el horrible final a mitad de libro que es como la autodestrucción de un pokémon... no tiene ningún sentido.

Al principio, nos presentan a Kim Langue, la cual nos puede parecer un poco de todo menos simpática. Y su muerte es bastante de mandíbula batiente... y ya no digamos a lo largo de sus transformaciones kármicas. Empero, puede destruir un poco el sentimiento del humor cuando esta presentadora de televisión reencarnada nos habla de sus sentimientos como madre (como pareja no cuentan mucho).

Avanza bien y tiene pinta de acabar bien todo, como debería ser, cuando al genio del autor (David Safier), pensó que no, que las cosas no tienen que ir así y hace involucionar al personaje de un modo bestial, en unas cien páginas y porque tetas.

Kim vuelve a ser una egoísta, con una idea entre ceja y ceja que ni el mismo Buda puede quitarle. Y este termina cediendo. Lo que no se da cuenta la presentadora enfermiza es que no puede hacerlo (no quiero hacer spoiler) y que es totalmente estúpido.

Y puede que parezca que el final de verdad está bien enlazado y tal, pero realmente es estúpido porque altera el tiempo y el espacio con esas acciones absurdas. De lo único que me alegro es que el signore Casanova fuera finalmente feliz. Por lo demás, es como que nos lo quieren dejar como un cuento de hadas más feliz imposible.

Me decepcionó tanto, que me da la sensación de que el autor ha pasado la trama por un cortacésped, luego por la batidora, lo ha dado de comer a un perro y, cuando este lo ha defecado, lo ha quemado. Eso es lo que ha hecho realizando las acciones finales de Kim Langue. Vamos, que si quería sacar otro libro con ese trozo de trama, perfectamente podría haberlo hecho en vez de destrozar Maldito karma con tantas ganas.

En conclusión, puede que los críticos famosos le hayan dado una puntuación muy alta (en mi opinión, no creo que se hayan leído el libro entero...), pero para los mortales más normales, es buena a mitad de libro y un desastre ecológico más tarde.

Puntuación: 5/10



jueves, 24 de abril de 2014

Mejor otro día


En fin... esta es la película de la que os hablaré hoy.

Creo que podría resumirla diciendo que se trata de una versión de "El Mago de Oz". Sí, lo habéis leído bien. Una versión del Mago de Oz pero con suicidas y una comedia romántica de por medio.

Debo reconocer que hasta el final no me percaté del detalle, y si no hubiera sido por cierto comentario de JJ (uno de los personajes) jamás me hubiera dado cuenta. Pero vamos, una vez sabido eso se verán los diferentes rasgos de Dorothy, el Hombre de paja, el Hombre de hojalata y del León.

Cada uno siguiendo el mismo camino (de baldosas amarillas), juntados por quererse suicidar el mismo día, la misma noche y a la misma hora y hacer un pacto por el que no lo harán hasta San Valentin.

Que bueno, la BBC se lo ha currado, así como las otras productoras que han participado en el proyecto. Del mismo modo se vuelven a repetir dos actores que participaron en "Need For Speed". Tampoco os haré gran spoiler al deciros que terminan juntos, después de todo, se ve a la legua... Y parece que estén predestinados, porque en una terminan juntos y en la siguiente... Again!!!

Pero bueno, debo reconocer que tiene algunos toques de humor negro (leves), humor ácido... y... bueno, los malotes del Mago de Oz que en este caso son los periodistas y Oz no es más que la torre donde quieren suicidarse.

Que la película sea buena o mala... para gustos colores. No es para nada mi tipo, pero a veces uno tiene que bailar con la más fea. Dicho de otro modo, para pasar el rato está bien. La volvería a ver? No, entre otros motivos por lo predecible que es, pero como he dicho, es entretenida y, aunque me repita (y sí, es que ése detalle me ha traumatizado) es un remake del Mago de Oz.

Aún así, para quedarme con la conciencia tranquila, recomendaré "Perfect Sense", también de la BBC, y que en resumidas, se trata de que la humanidad va perdiendo los sentidos (vista, oído, gusto...) sin motivo ni explicación aparente (el orden tendréis que descubrirlo viendo la peli). Pero ahí lo dejo, una simple reseña para quitar el trauma a quienes se aventuren a ver "Mejor otro día" y para mi mismo.


miércoles, 23 de abril de 2014

"Los monólogos de la vagina" de Eve Ensler

¿Qué decir sobre este libro? Es maravilloso, entretenido, cruel, divertido, triste, gracioso a veces, que te hará sonrojar al principio, que luego lo lees con naturalidad, que es demasiado breve, que no está hecho solo para mujeres...

Es un libro muy bueno, de testimonios (si lo podemos llamar así) de mujeres que la autora entrevistó en un momento o en otro. Es uno de esos libros que hay que leerlos con calma, de los que te enganchan al principio y luego ya no te sueltan.

Es un libro hecho para pensar, sin trama ni líos. Y por eso esta crítica será tan breve.

Puntuación: 8/10


domingo, 20 de abril de 2014

"El misterio de la Isla del Esqueleto" de Robert Arthur

Este libro en concreto pertenece a una serie llamada Los tres investigadores, y, aunque ciertamente es una colección que ya tiene sus años, algunos de estos libros valen la pena. Este es el número sexto de un montón más que hay. Y, a pesar de que los otros cinco me gustaron mucho y tienen una nota de valoración bastante alta, El misterio de la Isla del Esqueleto me está decepcionando a cada capítulo que avanzo.

Dejando de lado la coincidencia de que los tres muchachos hayan salido recientemente de un cursillo de buceo y que su investigación requiera esta habilidad, hay algunos puntos que me hacen chasquear la lengua de un modo reprobatorio (aunque no es tan escandaloso como Eragon).

Por ejemplo, el resfriado de Júpiter. Solo por el hecho de que estornude una vez no quiere decir automáticamente que esté enfermo. Puede deberse a otras miles de causas. Pero el escritor (Robert Arthur) ya nos deja claro que Júpiter está acatarrado nada más sumergirse en el mar, al hacer submarinismo, porque la presión en los oídos es muy fuerte (suposición de que está enfermo), empieza a toser bajo el agua y se lía con los aparatos de submarinista; suerte que estaba haciendo una prueba con un experto...

Sin embargo, esto deja al descubierto el papel importante que tendrá el catarro de Júpiter en algún momento de la novela (la cual, todo hay que decirlo, es bastante breve).

El misterio que se nos presenta es el robo del material en una película que intentan rodar en la Isla del Esqueleto (llamada así por su forma geográfica), así como la aparición de un fantasma en un tiovivo, resultante de una tragedia sucedida hacía ya bastante tiempo cuando el parque de atracciones de la isla aún estaba abierto y en funcionamiento.

¿Es necesario recalcar el exceso de credibilidad que le aporta la gente de los lugares a la aparición del curioso fantasma del tiovivo? Es tan extremista, que tuvieron que cerrar el parque. ¿No hubiera sido más lógico por parte del inversor aprovechar semejante ocasión para tirar de las apariciones como una atracción más? "¡Pasen y móntense con el fantasma del tiovivo, damas y caballeros!". Resultará que yo tengo más ojo para los negocios que quién quiera que sea el que montó y abrió el parque.
Empero, ya podemos apostar, desde la primera página, que más que un fantasma es alguien que decidió arruinarle el negocio a otra persona, aprovechando la tragedia de la muchacha del tiovivo.

Encuentro necesario resaltar la siguiente frase: Mientras os desayunáis le telefonearé. Espero que los chicos se encuentren deliciosos a sí mismos...

Así mismo, el autor debería haber pensado que ninguna persona humana aguantaría veinte minutos sin respirar bajo el agua, por muy experto buceador que sea, cazador de esponjas o cazador de ostras. Imagino que intentaba poner algo por encima de la media, pero se pasó veinte pueblos.

Y un poco más allá se descubre el motivo de por qué Júpiter (una vez más), tiene que quedarse en casa mientras los otros dos investigadores van por ahí. Es una muletilla que, en los seis libros, el autor utiliza. Tanto, que empieza a estar vieja y gastada.

Para terminar de ponerle la guinda al pastel, se descubre el papel villano de uno de los personajes. Extraña que ninguno de los tres (supuestos...) investigadores se haya percatado antes, al oír la historia sobre el miembro lisiado. Era demasiado obvio, como para que Júpiter, el más inteligente de los tres, no lo viese. Además, de que Bob y Pete son un par de bocazas. Todos sabemos que unos cuantos millones cambian a mucha gente; si no sospechaban en ese punto, al menos cuando Tom se negó a que despertaran a nadie del campamento, con una excusa que se tambaleaba...

Es un libro muy flojo, de los otros cinco, como una especie de hermano especial. Un pariente que le cuesta llegar a la meta. El misterio a desentrañar no tiene gran cosa, como los otros cinco. A pesar de todo, siempre se puede leer para pasar el rato.

Puntuación: 6/10


jueves, 17 de abril de 2014

"La hija de Robert Poste" de Stella Gibbons

Al principio es capaz de sacarte una carcajada o dos. Puede que incluso tres. Sin embargo, debe sucederle lo mismo que a las películas de comedia. Que conforme avanza, va perdiendo la gracia el asunto, volviéndose de un serio casi novelesco (tiene gracia la conjunción de la frase...) lo que antes era descrito como "una novela desternillante".
Casi como si la autora, Stella Gibbons, se hubiera cansado de recurrir tanto al humor rebuscado como el humor sencillo, que a la gran mayoría gusta. Sobre todo a mí.

Sinceramente, estropea el encanto de la novela que pasemos de ambientarlo como quien dice en el siglo XIX, para luego pasar, de forma inesperada y con un estruendo horrible, la presencia del automóvil. Queda completamente fuera de lugar y ya no hablemos de la televisión (que, aunque no sea un anacronismo, sienta bastante mal).

Cuando ya vas tirando prácticamente hacia el final (unos cinco o seis capítulos), la protagonista, Flora Poste, siente el empuje de la pluma de la autora por acabar de una vez por todas con todo el embrollo que comenzó, al inicio, de una forma muy difuminada, imprecisa, que provoca en el lector la pregunta ¿a dónde diablos lleva toda esa palabrería? Porque no es como Ana de las Tejas Verdes, que la jovencita era todo boca y codos porque no se callaba ni debajo del agua... aquí intercala las acciones mundanas con unas descripciones demasiado descriptivas (válgame la redundancia) sobre el paisaje. Como si se detuviera a mirar por la ventana y se dijera.... "¡Ah, sí! El paisaje...".

Ciertamente, cuesta un tanto creer el destino final de la vieja tía Ada Doom, pero bueno, supongo que se puede llegar a dar si Flora pasó tantísimo tiempo hablando con ella.

Flora, la que decidió cambiar a todos los de la granja para que fueran "felices"... Ese es el propósito de la novela, que al principio resulta cómica, más adelante solo de cuando en cuando y luego termina de perderla por completo, haciendo sonreír al público muy vagamente. Pocas novelas que se consideran a sí mismas graciosas y "desternillantes" han logrado hacerme reír hasta la última página. Las cuento con los dedos de una mano...

Resulta bastante doloroso que no se nos quiera desvelar el "secreto" que empujó a Flora hacia esa granja tan infeliz al principio, destartalada y bajo el dominio de la tía Ada Doom... y el secretillo que la mantenía falsamente loca. Muy doloroso.

El final no sé muy bien cómo juzgarlo, pues parece más bien una manera de lograr que todos (absolutamente todos) los personajes terminen con un bonito final bien enlazado y anudado y, además, para llevar.

Aun así, es libro entretenido para leer cuando el aburrimiento apremia o sencillamente cuando esperas a que llegue el metro (de una vez por todas).

Puntuación: 6/10



miércoles, 16 de abril de 2014

Need For Speed (NFS)


Pues aquí os ilumino con lo que sería mi primera crítica, en este caso, filmográfica en un futuro puede que también añada literarias, pero mi ritmo de lectura no es tan acelerado como el de Ikana.

En fin, empecemos.

Con el visionado de esta película iba un tanto escéptico... "Una película sobre un videojuego de coches??!!" me preguntaba a mi mismo un tanto escandalizado, más, tras ver los trailers, era de esperar que estuviera basado en NFS Most Wanted.


Seguramente a más de uno y una le sonará... un juego en el que te pasas recorriendo la ciudad, haciendo carreras, huyendo de la poli, duelos de coches, etc... hasta que consigues el gran buga, logras la gran carrera y... oh! Te dan el coche con el que empezaste el juego y tienes que aguantar un tiempo de persecuciones y huir de la poli! Que sí, que comparado con el cochazo que has llegado a conseguir es una mierda, pero es lo que hay.

Bueno, volviendo a lo que nos interesa, la película.

Para nada se parece en el inicio del juego. Quien se espere una replica exacta del juego, va desengañado, pero lo que sí encontrará son los paisajes, las persecuciones, los coches, incluso, algunos personajes del videojuego.

Lógicamente la trama de la película no es exactamente la misma que la del juego, pero sí bastante similar. Al menos, lo suficiente como para poder meter los momentos más notorios e importantes del juego en el filme. Que sí, que no está en el mismo orden... pero oye, no se puede tener el oro y el moro en esta vida.

Por otra parte, reconocer que se nota el uso de especialistas (también conocidos como "Stunt") durante la grabación, aunque como amante del tema automovilístico, se ve que en ningún momento alcanzan las velocidades que se mentan. Del mismo modo, que si realmente los movimientos de volante son reales, la estabilidad esos coches a altas velocidades es una M, lo cual podéis imaginar como acabaría.

Pero en cambio, debo decir que lo que muestran (excepto cierta escena que haría que las entrañas del coche cayeran desparramadas por el asfalto) en cuanto virajes y demases, es bien real y posible de realizar (no diré el porque aunque se pueda imaginar).

También decir que es bastante previsible en muchos puntos, aunque no siempre puede llegar a suceder como uno espera, pero sí el que vaya a suceder "algo".

Y bueno, para ir terminando, como amante de la saga (de videojuegos, entiéndase), me sobra cierta escena sentimental/romántica... y todo el mundo sabe que conducir + sentimientos encontrados, no es buena combinación, sobretodo en una carrera callejera. Sino, consultar "Initial D" donde se enseñan técnicas, consejos y "secretos" para carreras y corredores callejeros (y doy fe que funcionan).

De añadido a lo último dicho, termino con lo que empieza el juego NFS y con lo que termina la película, que vendría a decir algo así:

"Por favor, no intentéis reproducir esto, lo que se ve y reproduce está realizado por expertos y en circuitos controlados"

martes, 15 de abril de 2014

"La jaula de alpaca"

O cómo perder el tiempo...

Hace poco que me he leído un libro que está lleno de incoherencias, de una escritora que, paradójicamente, ha recibido más de un premio. La autora (Natalia Demidoff) nos presenta en 'La jaula de la alpaca' a un personaje que, nada más comenzar, nos la describe como "impulsiva, dinámica y lista como el hambre. Este temperamento tan apasionado la empujaba a meterse en líos cuando algo la escandalizaba pues era incapaz de callar". Es estudiante de piano y, cuando los vecinos de al lado se mudan, llega un chico nuevo, llamado Diego. La hermana de Cristina, a pesar de todo, la quiere liar con Francisco.

Para empezar, la "batalla" sonora de radio contra piano es un tanto exagerada, ya que, según cuenta Demidoff, se tiró tres largas horas peleando contra el alto ruido de la radio que le llegaba de la casa adosada, cuando en verdad debería estar practicando para el concurso en el que se ha inscrito. ¿Más lista que el hambre? ¿Dónde se ve esa inteligencia tan brillante? Cuando sale con Francisco, un gran manipulador, no se ve ese carácter de no poder callar lo que piensa cuando la indigna, más bien al contrario, hace todo lo que Francisco le dice que haga, incluso si eso es cambiar su personalidad. ¿Que le dice que deje el piano? Cristina lo deja. ¿Que quiere que se maquilla? Cristina corre a maquillarse a pesar de que está en contra. No vemos que se metiera en ningún 'lío' por decirle a Francisco lo que pensaba, más bien prefiere ser sumisa.

¿Y la familia? En vez de estar orgullosa por que Cristina sea tan buena en el piano, a pesar de las horas que les hecha, en vez de apoyarla, están todos en contra, diciendo cosas como "¡Aleluya, aleluya! ¿Es posible tanta ventura? ¡No más do, re, mi, como fondo sonoro a mis tiernas entrevistas con mi novio" o "Ahora ya no me sabe mal tener que ausentarme para cumplir con mis obligaciones militares". Asombra que Cristina sea tan buena concertista de piano con una familia que no soporta ni una sola nota del "horrible piano". Entonces, si tan insoportable les resulta, ¿por qué la iniciaron en los estudios de piano?

El lenguaje empleado por la escritora. El lenguaje base es medio, pero luego te encuentras palabras de alto grado culto, como directamente sacados del diccionario, que realmente, por el lenguaje empleado como base, no pinta nada ahí. Por ejemplo "¡Jamás hubiera creído que esos viejos carcamales pudieran manifestar algo más que un tibio beneplácito!" Esas dos últimas palabras están tan rebuscadas que quedan fuera de lugar, teniendo, sobre todo, en cuenta como es el personaje (Cristina); y perlas así por todo el libro.

No hablemos ya de las escenas que quedan pegadas con celo o superglú. Particularmente, me dolió mucho esta, porque es penosa: "Llegó Cristina, acalorada, despeinada y jadeando. Se precipitó sobre su padre al cual dio un par de sonoros besos. Soltándolo, hizo lo propio con su madre y finalmente se quedó plantada en medio del círculo familiar, las piernas separadas, los brazos en jarras y mirándolos a todos con expresión triunfante".

Teniendo en cuenta que no es una niña, si no ya prácticamente una mujer. Osease, que ese comportamiento está bastante fuera de lugar.

En conclusión, me asombra en gran medida que sea una novela galardonada en el XXX premio de Vila de Martorell... y más aún que el libro de 'Nos enterrará a todos' haya sido premiada, también. Ese que, cuando descubres quién es el villano, no encaja con lo que ha ido diciendo a lo largo de la novela, porque prácticamente lo señala y encaja. Es como si Demidoff se hubiera dado cuenta de que era demasiado obvio y lo cambiara en el último momento, en plan "así sorprendo con mi novela de misterio". Que por cierto, es otra gran pérdida de tiempo leerla, además de que hace sufrir de lo mala que es en el intento.

Imagino que, más que ganar los premios, los compraba. Eso, o los jueces que dictaminaron que sus obras eran mejores, tienen un extraño gusto por la 'buena literatura'.

Puntuación: 3/10