miércoles, 21 de mayo de 2014

Malditos vecinos


No sé si será el hecho de que uno de los protas me recordaba a más de un colega... pero debo decir que por una vez disfruté de una comedia.

Sí, increíble pero cierto.

Parecía que en comedias después de American Pie o Los Padres de Ella no quedaba nada por inventar, pero la maquina de Hollywood nos sorprende con la aparición de unos padres que quieren seguir "molando" y no dejar atrás su juventud siendo nuevos padres.

Una combinación arduo difícil... pero no imposible. Prueba de ello es la "moda" de libros y tutoriales de "cómo ser una padre friky". Que podrán ser más o menos interesantes, pero no dejan de ir en la misma linea. Ser padre/madre sin dejar atrás las aficiones de juventud.

Pues bueno, volviendo al tema... Nos encontramos con una pareja que esta disfrutando de su paternidad, hasta el día que una hermandad decide ponerse a vivir en la casa de al lado.

El primer toque no deja de ser cómo se preparan para no parecer unos carcas, frente a tanta testosterona, y parecer enrollados. Patético, pero divertido, después de todo, una comedia se trata de eso.

Después de una fiesta loca y chorradas del estilo pasamos del buenrollismo al hijoputismo.

Sí, básicamente en atacar al bando contrario con las armas típicas de las hermandades y jóvenes universitarios. Novatadas, aprovechar debilidades, tías... (en medio de tanta testosterona, lo es).

Pero a pesar de ser cosas tópicas, el trasfondo que tiene de unos padres primerizos y ver cómo lidian con las respuestas de la hermandad sin descuidar a su hija pequeña, lo hace un tanto anecdótico y divertido.

Obviamente, como toda comedia, todo el mundo termina happy. Aunque no desquita el detalle de ver como el padre, a pesar de su flagrante "atractivo" (entiéndase la ironía) no teme ponerse en top-less ante el gran público que es la calle y hacer el numerito.

Así que, no quiero pensar que estemos frente a una nueva saga de películas de comedia, pero debo reconocer que es divertida, de principio a fin, cosa bastante difícil sin caer en el humor tonto e infantil.

martes, 13 de mayo de 2014

"Mi profe de reli" de Lluís Mª L. León

Es un libro que, ya desde un buen inicio, es teológico con una trama de fondo bastante bien hilada. Como su nombre indica, trata de un profesor de religión que, contado desde el punto de vista de uno de sus alumnos, nos enseña un poco de lo que él denomina "cultura religiosa", lo cual está bastante bien.

Me ha gustado, sobre todo, las fichas sobre las otras religiones principales (porque hay bastantes más que esas), hablando un poco de cada una de ellas, explicando la diferencia entre los diferentes cristianismos. Cuando una llega a este punto, no puede evitar reírse (sobre todo por los chiitas y sunitas... anda que...) de que las pocas diferencias que los distinguen unos de otros son nimias y, a pesar de ello, seguramente se mantengan separados de sí como si cada uno de ellos tuviera la peste.

Por lo demás, incluye las obras de teatro que los chicos van realizando a lo largo del curso (la novela está dividida en tres semestres, si no recuerdo mal, y un "Un año más tarde", que te deja con el corazón helado), el chico en cuestión, a pesar de decidir ser agnóstico, yo lo veo más bien convencido de que el cristianismo es lo suyo, pero imagino que serán esas contradicciones típicas de la adolescencia, en la que uno nunca sabe hacia adonde tirar y es bastante vulnerable a todo lo que le parezca que mola.

A eso tengo que añadir que no me termina de caer bien su novia, Berta. Es un poco rara. Rara en el sentido de su comportamiento. Tal vez solo sea cosa mía....

Terminar la crítica diciendo que, a pesar de ser un libro de teología, sobre una religión que no me va mucho, disfruté en gran medida leyéndolo (a pesar de que mi lado crítico siempre se empeñará en sacarle fallos a todo...) y creo que otras personas, sean creyentes o no, agnósticas, ateas o pertenecientes a otras religiones, disfrutarán tanto como yo lo hice. Es cuestión de darle una oportunidad.

Y el final... bueno, son gustos. A mí, en particular, me dejó triste, supongo que porque me esperaba justo lo que el escritor (Luís Mª L. León) decía en la nota del autor.

Puntuación: 8/10



jueves, 8 de mayo de 2014

Pompeya & more


Después de una ligera pausa, pues han sido unos días bastante ocupados pasaré a hablar de Pompeya o... "Al final todos mueren"


Lo sé, puede ser una coña de mal gusto, pero vamos, la película no se merece nada mejor.

Digamos que el ahorro en actores es flagrante del momento que ves que el padre del prota cuando era un enano es exactamente el mismo, vease John Snow (para los amantes de GoT).

Pero lo peor no es eso! Todavía queda mucho trecho por delante... pues debemos añadir el detalle que nos encontramos un Jack Bauer, el prota de la serie 24, que hace un papel penoso. No porque el personaje sea interesante o importante, sino porque el papel no se lo cree ni él.

Añadamosle que se monta una pequeña historia de amor entre mujer de clase alta y esclavo. No os suena eso? A mi sí... y no voy a ir enumerando, porque entonces no termino ni mañana.

Y bueno, no olvidemos que del mismo modo sale un personaje que no deja de ser el lameculos (el padre de la enamorada) de Bauer.

Patético.

A todo eso, se añade un harem de personajes que pueden tener mayor o menor importancia, como el que parece a Khal Drogo (perdón si lo escribí mal, pero hago referencia al ex de Daenerys Targaryen) que tiene la imperiosa necesidad de vengarse de John Snow. Que vamos, la actuación no dura más allá que de... diez minutos?

Y bueno, cuando al fin empieza lo bueno, podemos comprobar que GRR Martin ha hecho mucho daño, porque parece que se esté volviendo una moda el que cualquiera puede morir. Por qué? Básicamente porque tanto personajes principales como secundarios van muriendo a medida que avanza la peí.

Qué más decir? Unos FX espantosos... puesto que en cierta persecución a caballo se nota muchísimo que no es más que un fondo verde (también conocido como la "magia de Hollywood"). Sin olvidar que el día que haya un desastre natural, espero que las calles estén igual de limpias que en la película! Qué lujo!! Así da gusto huir o perseguir a alguien!

En fin... para no entreteneros más, no la recomiendo en absoluto, pues hasta el mismo rigor histórico es dudable...

Y bueno, haciendo un resumen de lo acaecido estos días...

El tour de los Muppets:


Es triste (de mala), simplona, llana y casi con un argumento que no han sabido aprovechar. Solo aprovechable 4-5 escenas del total. Incluso, de todo el metraje, viendo esas escenas clave, te enteras de toda la película.

Spiderman 2:


Mejor que la primera, aún así, no deja de ser mejorable, del mismo modo que un primer indicio de la nueva moda a lo Game of Thrones, dejando atrás la moda de superhéroes "humanizados". Sin olvidar el dar pie a una tercera parte y vislumbrando quienes serán los "malos".

El viento se levanta:


Muy recomendable, no para pequeñajos, pues es muy lenta y larga y trata sobre la historia de la aviación japonesa, del mismo modo que de la biografía de quien revolucionó dicha industria. Sin olvidar que tiene un final agridulce del que no todo el mundo puede que llegue a apreciar.

domingo, 4 de mayo de 2014

"No soy un serial killer" de Dan Wells

Es un libro que, sinceramente, empecé con muchas ganas. Nos presentan a un joven adolescente con un problema de sociopatía, llamado John Wayne Cleaver, al que el destino le juega la mala pasada rodeándolo de coincidencias de asesinos en sus nombres y luego un peculiar asesino que ronda por las calles de su pequeño pueblo.

Ciertamente, me gustó mucho porque me ayudó a entender un poco mejor a una persona especial, además de que el punto de vista de John está muy bien planteado y todos los cabos bastante bien atados. El asesino se deja "descubrir" un poco más adelante y, aunque pega un fuerte bajón cuando te enteras de algo que no te cuaja con la novela, logras seguir adelante, viéndolo como algo normal dentro de lo posible.

Es algo que intento entender del autor (Dan Wells), pues no dejo de preguntarme el por qué de este suceso. Tal vez por condimentar un poco, tal vez porque decidió hacer algo fuera de lo normal. Así que tenemos una novela camaleónica. Sin embargo, para los que consigan pasar de ese punto rojo candente (yo lo logré), descubrirán que es una novela que consigue volver a enganchar, con el acecho constante de uno y de otro; de uno que deja escapar algo malvado y el otro que intenta esconder un importante punto débil.

En ese aspecto, me gustó la comparativa que John realiza al final cuando habla con una persona que, si desvelara la identidad, más de un futuro lector se vería frustrado por el spoiler encubierto.

Por lo tanto, disfruté mucho de este libro (espero que tanto segunda como tercera parte no me decepcionen) y le doy una nota bastante alta. Lamento que se me haya terminado tan pronto...

Puntuación: 8/10



jueves, 1 de mayo de 2014

Perfect Sense


Por petición popular aquí esta la crítica de Perfect Sense.

A pesar de lo que pueda mostrar la imagen de una parejita encantadora enamorada, blablabla... no os creáis ni la mitad.

Todo esto es mucho más complejo que una historia de amor, que después de todo, no deja de ocupar un segundo plano en la historia. Además de que añade un poco de salsa.

Aunque personalmente, me hubiera podido pasar de ella y la película no hubiera perdido ni un atisbo de interés. Del mismo modo que al tenerla, tampoco añade ni quita el interés, importancia de la peli. Después de todo, simplemente está de añadido.

Pero vamos, el film se trata de un ¿enfermedad? que hace que los seres humanos vayan perdiendo cada uno de sus sentidos a medida que avanza.

Cierto es que en ningún momento se descubre la causa ni nada... después de todo, pasa a tener menor importancia a medida que avanza la película, pues cada vez hay más sentidos anulados; y como ya he dicho, afecta a toda la humanidad.

Pero el interés no reside en ver como se pierden los sentidos, ver si se descubre la causa... sino en el poder de adaptación del ser humano ante la adversidad. Pues a pesar de ir perdiendo los sentidos, la vida sigue. Inclusive los negocios se adaptan al cambio de cada momento. Y añadir que, aunque no menos importante, los mismos espectadores pueden ver como los síntomas se reproducen. Es decir, cuando se pierde cierto sentido, el espectador también "lo sufre". Algo que hace que nos sintamos parte de lo que ocurre y meterse aún más, si cabe en los sucesos.

Otra cosa llamativa no deja de ser el modo que se anuncia cada anulación, pues cada sentido viene determinado por un sentimiento distinto. Como si los 5 sentidos estuvieran ligados a diferentes emociones.

Y finalmente, todo termina con un solo sentido activo, el cual, después de mucho pensarlo, uno se puede dar cuenta que, a pesar de la poca importancia que se le da; no deja de ser uno de los más importantes, pues es con el único que seríamos incapaces de vivir.