sábado, 18 de octubre de 2014

"50 sombras de Grey" o cómo morir

Efectiviwonder. Tuve el valor (¿o quizá la estupidez?) de leerme ese libro (uno de tres...) que tanto supuesto éxito ha tenido. ¿Y que nos encontramos?

*Redoble de tambores*

Un asco de esos de cuidado. El libro no puede ser más sumamente aburrido, con un personaje principal que dan ganas de matarlo (¡a golpes!). Tiene muchas incongruencias. Una de mis favoritas, cuando Kate, la amiga de Anastasia Steel (¡¡Steeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeel!!), le dije cuando la ve llorar:

"¿Qué te pasa, Ana? ¡Si tú nunca lloras!"

¡Diox! ¿Cuántas veces no se habrá echado a llorar ese miserable personaje por naderías. Por estupideces de adolescente que parece sacada de uno de esos culebrones latinos a los que tanta gente se engancha. Francamente, si la gente lo lee por el sexo explícito (que por cierto, ni con esas el tema cobra vidilla) solo tienen que coger Las ciento veinte jornadas de Sodoma, del Marqués de Sade por banda y todos contentos. 

Para aquellos aventureros que queráis esta porca miseria de libro, ya os aventuro que el final es un asco. Un ascazo. Que lo coges con pinzas y te entran ganas de decir: "Lucifer, llévate a este demonio al infierno de donde ha salido"... Y capaz es que Lucifer nos diga que de eso nada, de lo malo que es el libro.

Es un tocho de cuidado y que, además, solo sirve para encender un buen fuego y para hacer de pisapapapeles. Infumable. Intragable. Insoportable. Ni os molestéis en empezarlo, porque no vale la pena. En serio, mataríais al personaje principal, que se hace la interesante pero se comporta como un adolescente.

¡Y otra cosa más!

La redacción es penosa. Parece que lo haya escrito un fan que no ha leído nada en su vida. Sigo preguntándome cómo la gente se ha dejado engatusar por semejante basura y babear por Grey, que no tiene nada del otro mundo. Solo está un poco loco y no aporta nada nuevo en la primera novela. Le encanta hacerse el misterioso, lo cual demuestra que no tiene nada de misterioso.

Es raro (nótese la ironía) ver como esta novela de éxito se asemeja tanto a Crepúsculo. Esto no es tan malo como que Allende copiara a García Márquez (100 años de soledad), con su extraña obra La casa de los espíritus, pero se lleva un poco la palma de la mano. Hay escenas que cuajan y mucho cuando comparamos ambas novelas. ¿Que quiero decir con esto? Que a parte de ver a la gente como estúpida, que la tía no sabe escribir y que sus personajes dan pena, ha  tenido que basarse en otros de otra novela para tirar hacia delante. ¡¡Penoso!!

Puntuación: 2/10